Municipalismo Radical

Municipalismo RadicalMunicipalismo Radical.

El municipalismo rechaza tomar el poder del Estado, que tras las experiencias del siglo XX todos sabemos que es una causa perdida, ya que el Estado -sea Municipalismo Radicalcapitalista o socialista- y su burocracia sin rostro nunca son de veras responsables ante el pueblo. Al mismo tiempo, los activistas deben reconocer que no conseguiremos el cambio social simplemente llevando nuestras reclamaciones a las calles. Las acampadas y manifestaciones multitudinarias pueden desafiar la autoridad del Estado, pero no han logrado usurpársela. Aquellos que participan sólo en políticas de protesta o se organizan en los márgenes de la sociedad tienen que ser conscientes de que siempre habrá poder: este no se desvanece sin más. La pregunta es en manos de quién recae el poder: en la autoridad centralizada del Estado, o en el nivel local con el pueblo.

El municipalismo es un retorno a la política en su definición original, un llamamiento moral basado en la racionalidad, la comunidad, la creatividad, la libre asociación y la libertad.

Artículo completo.

EL SALTO - mayo 2019

MxC

Toda propuesta de municipalismo democrático implica tres formas de confluencia: la ciudadana, la de las organizaciones sociales y la de las fuerzas políticas comprometidas con el pueblo. Queremos empoderar al ayuntamiento; cuidar a los mayores, reconocer a las emprendedoras, facilitar la convivencia y hacer de Ponferrada un espacio libre de miedos, una ciudad que responde.
No nos digáis que la realidad es mostrenca o que nadie es capaz de cambiar una política que solo están ahí para beneficiarse de los contratos que pagamos de nuestro bolsillo. No queremos creerlo ni contribuir a fortalecer la ciudad de unos pocos. No queremos la ciudad de nadie que no la viva y la cultive, la alimente y la respire, la eduque y la quiera.
No queremos promesas ni augurios, queremos lo nuestro.

Radicalidad Democrática

No es suficiente con el autogobierno local.
El poder local tiene que ser ejercido de manera radicalmente democrática.
El municipalismo no va solo de implementar políticas progresistas, sino de devolver el poder a la gente común.

 

Hace mucho tiempo, demasiado tiempo...

Hace mucho tiempo, demasiado tiempo que venimos repitiéndonos que vivimos en el mejor de los mundos posibles y que cualquier intento de cambio debe considerarse una amenaza; hace mucho tiempo que nos dejamos convencer de que somos incapaces de autogobernarnos.

Eso tiene que acabar, otra Ponferrada es posible, otra Ponferrada está queriendo abrise paso.